15 problemas comunes de las peceras y cómo evitarlos

Pecera de agua dulce con madera flotante

El mantenimiento de un acuario es una actividad divertida y gratificante que puede proporcionar años de diversión, educación e incluso alivio del estrés. Sin embargo, cuando eres nuevo en eso, es fácil hacer cosas que podrían no ser buenas para tus peces o tu nivel de estrés.

Estos son algunos de los problemas más comunes que experimentan los acuaristas principiantes.


1. Comenzando con un acuario demasiado pequeño. Los acuarios pequeños pueden ser más difíciles de mantener que los más grandes y no son adecuados para principiantes. Las condiciones tienden a ser más estables en acuarios más grandes, y si las cosas empiezan a ir mal, tienes más tiempo para corregirlas. Los acuarios de 20 a 55 galones son ideales para los acuaristas principiantes. Comience siempre con el acuario más grande que le permita su espacio y presupuesto.

2. No ciclar el acuario.Se necesita tiempo para establecer el equilibrio biológico en un acuario. Si bien hay productos en el mercado que ayudan a acelerar este proceso, la forma más segura de hacer un ciclo en un acuario recién instalado es 1) Agregar solo unos pocos peces inicialmente, 2) alimentar con moderación y 3) Probar los niveles de amoníaco y nitrito hasta que se estabilicen a cero antes de agregar más pescado. Repita este proceso hasta que el acuario esté completamente abastecido.

3. Comprar pescado el mismo día que el acuario. Un acuario recién instalado no está listo para pescar el primer día. Se debe operar un nuevo acuario durante un mínimo de 2 a 3 días antes de que se introduzcan los primeros peces.

4. Agregar demasiados peces a un nuevo acuario. Un nuevo acuario es un borrón y cuenta nueva biológica. Los microbios que filtran el agua y crean equilibrio en el acuario no están establecidos y una sobrecarga repentina de desechos de pescado puede hacer que los niveles de amoníaco y nitrito tóxicos aumenten a niveles peligrosos e incluso letales. Esto también puede resultar en un período de ciclo más largo de lo normal.

5. No analizar el agua en un acuario nuevo. Es imposible saber si se están desarrollando problemas de amoníaco o nitrito o es seguro agregar peces a su nuevo acuario sin probar el agua. Los peces existentes a menudo se adaptan al aumento lento de los niveles de amoníaco y nitrito y es posible que no muestren signos de angustia hasta que sea demasiado tarde. Las compras nuevas pueden verse seriamente estresadas si se agregan a un acuario con niveles altos porque no tienen tiempo para adaptarse. No existe un intervalo de tiempo mágico “seguro” para agregar nuevos peces, y no se puede ver amoníaco o nitrito en el agua. La prueba es la única forma de saber si el agua de su acuario es segura.

6. Exceso de existencias. Cuando eres nuevo en la cría de peces, querrás comprar todos los peces que veas. Pero hay un límite en la cantidad de peces que puede contener un nuevo acuario, independientemente de cuán grande sea o cuán eficiente sea el filtro. Muchos peces crecen más después de ser comprados, y algunos peces son territoriales y se vuelven agresivos cuando se apiñan con otros peces. Siempre opte por tener menos peces en su acuario en lugar de demasiados.

7. Sobrealimentación. Es normal preocuparse de que sus peces pasen hambre, pero puede causar más daño si se alimenta en exceso. Un nuevo acuario debe alimentarse una vez al día y todos los alimentos deben consumirse en dos minutos. Los alimentos no ingeridos pueden contaminar el agua y hacer que aumenten los niveles de amoníaco y nitrito.

8. Comprar un filtro demasiado pequeño. Realmente no se puede filtrar demasiado un acuario, pero es bastante fácil filtrar uno insuficientemente. La mayoría de los filtros de acuario se clasifican de acuerdo con la cantidad de galones que contiene el acuario. Este sistema de clasificación funciona bien en su mayor parte, sin embargo, los acuarios densamente poblados, o aquellos con peces depredadores grandes o peces que generan grandes cantidades de desechos deben estar equipados con filtros múltiples o de gran tamaño. Para obtener los mejores resultados, compre un filtro que esté clasificado para un acuario un poco más grande que el que posee.

9. Buscar consejos de demasiadas fuentes. Es importante investigar las compras de equipos y ganado antes de realizarlas, pero hacer la misma pregunta a varios “expertos” diferentes a veces puede generar confusión porque todos tienen una opinión o un método diferentes para lograr el éxito. Cuando eres nuevo en el mantenimiento de acuarios, es difícil saber qué técnicas funcionarán mejor para ti. Cíñete al principio con una fuente de información confiable y sigue sus consejos hasta que te sientas lo suficientemente seguro como para probar las cosas por tu cuenta.

10. Comprometer calidad por precio. Nadie quiere pagar de más por nada, pero el dicho “Obtienes lo que pagas” a menudo se aplica en el mundo de los acuarios y con la configuración inicial de tu pecera. El equipo confiable y de calidad puede costar un poco más, pero la vida de sus peces depende de ello.

11. Compra impulsiva. Siempre investigue los peces nuevos antes de comprarlos para asegurarse de que sean compatibles con los habitantes existentes y que no superen el tamaño de su acuario. Algunos peces tienen necesidades químicas especiales del agua, como un pH o alcalinidad más bajos, que es posible que el agua del grifo no proporcione. Además, si los peces que está considerando comprar son comederos especializados, asegúrese de poder proporcionarles la comida adecuada.

12. Dejar la luz del acuario encendida todo el tiempo. Como todos los animales, los peces necesitan un período de descanso, y debe ser el mismo período todos los días. En la naturaleza, el ciclo día / noche es bastante consistente, especialmente en los trópicos. Dejar la luz del acuario encendida todo el tiempo estresa a los peces y contribuye al crecimiento de algas antiestéticas. Poner la luz de su acuario en un temporizador es una manera fácil de proporcionar un ciclo de luz constante. Si el acuario se usa como luz nocturna en el dormitorio de un niño, apague la luz y corra las cortinas durante el día para simular la noche de sus peces.

13. Limpieza excesiva. Cuando se instala un acuario por primera vez, el equilibrio biológico es frágil e inestable. Evite restregar adornos, remover o aspirar la grava o limpiar el filtro cuando realmente no lo necesite, ya que esto puede destruir las bacterias beneficiosas y alterar el equilibrio. Si su acuario o filtro parece necesitar limpieza en las primeras 2 a 3 semanas después de la instalación, es posible que el filtro sea demasiado pequeño para el trabajo, que tenga demasiados peces o que esté sobrealimentado. 

14. Rematar para la evaporación en lugar de hacer un cambio de agua. Agregar agua a su acuario cuando se evapora se llama “rematar”. Hacer esto en lugar de realizar un cambio de agua de forma regular resultará en una acumulación de contaminantes como nitrato y fosfato y una caída en el pH y alcalinidad. Esto estresa a los peces y los deja más susceptibles a las enfermedades. Cambie el 10% del agua de su acuario cada semana o el 25% cada 2 semanas.

15. Cobertura insuficiente. Las decoraciones para acuarios proporcionan un hábitat, hacen que sus peces se sientan seguros, reducen el estrés y realzan sus colores. Los peces a menudo se esconden porque no hay suficientes decoraciones en el acuario, buscando refugio detrás de un calentador, tubo de filtro u otro objeto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!