Síndrome del nuevo en el acuario

Cualquier amante de los acuarios conoce la importancia de los diferentes ciclos químicos, pero mucha menos gente sabe qué hay detrás de todos ellos. 

Ciertamente escuchaste términos como ciclos de nitrógeno, oxígeno o nutrientes. Pero, ¿qué significan en realidad?

Bueno, el entorno acuático difiere del entorno al que los humanos estamos acostumbrados, respirar y moverse bajo el agua es una tarea difícil. Debido a esto, los peces y otros animales acuáticos dependen de un conjunto diferente de procesos para sobrevivir que los animales en tierra. Se ven obligados a mantener un equilibrio entre la absorción de nutrientes y la eliminación de desechos naturales. Uno de los nutrientes más importantes para los peces es el nitrógeno, que desempeña un papel importante en la eliminación de desechos.

El acuario representa una pequeña parte del hábitat natural y, al igual que en el mundo real, está controlado por una variedad de organismos microscópicos. Estas pequeñas bacterias en el agua son responsables de conducir la mayoría de los procesos químicos en el tanque. El nitrógeno no es una excepción: está controlado por colonias bacterianas especiales .

Cómo prevenir un "síndrome del tanque nuevo

¿Dónde está el problema entonces? Se necesita tiempo para que cualquier ciclo de nutrientes comience a funcionar correctamente porque las bacterias beneficiosas tardan en crecer. Ahora bien, si en el hábitat natural todo esto ya está bien establecido, en el acuario recién comprado no hay nada de eso.

Esta falta de ciclismo adecuado, y el crecimiento asociado de compuestos dañinos, es a lo que los acuaristas les gusta referirse como el “síndrome del tanque nuevo”. Pero este término no es exactamente correcto. La interrupción en el nitrógeno o en cualquier otro ciclo también podría ocurrir en un tanque viejo.

Efecto sobre los peces

Estas concentraciones máximas de compuestos químicos nocivos en el agua pueden afectar negativamente a los peces, plantas y otros animales en el tanque. Pero para comprender qué es exactamente tan dañino, debemos seguir brevemente los pasos del ciclo del nitrógeno.

Los peces y otros habitantes de su tanque producen naturalmente desechos orgánicos, lo que se conoce como amoníaco. Es el resultado de la alimentación, la respiración y otros procesos biológicos. El amoníaco termina inevitablemente en el entorno circundante, donde comienza a interactuar con otros componentes.

Luego, las bacterias beneficiosas ya existentes en el agua se estimulan por la creciente disponibilidad del amoníaco y lo transforman en compuestos menos dañinos, que se conocen como nitritos. Después de esto, otro conjunto de bacterias entra en juego y transforma aún más los productos químicos en nitratos relativamente inofensivos.

Esos nitratos son el producto final de este ciclo, sirven como un fertilizante maravilloso para las plantas de su acuario y no presentan ningún daño para los peces. También pueden ser tomados como alimento por algunos pequeños crustáceos u otros animales.

Entonces, teniendo en cuenta todo lo anterior, es bastante fácil ver dónde las cosas podrían salir mal. Si estas bacterias no funcionan correctamente, el amoníaco no se procesa tan rápido y el ciclo se interrumpe. El exceso de amoníaco en el agua es tóxico para los peces porque no pueden procesarlo.

Pero ahora puede que tenga una pregunta: ¿cómo saber si hay niveles peligrosos de amoníaco en su tanque? Esto podría hacerse usando un kit de prueba para tomar muestras de agua y su composición, incluida la concentración de amoníaco.

Por lo general, sin embargo, cuando los niveles se vuelven tóxicos para los peces, es bastante fácil saberlo simplemente mirando el tanque. El agua, en ese caso, se vuelve muy turbia y adquiere un tono marrón desagradable. Esta es una buena señal de que debes comenzar a actuar si no quieres que tu pez se enferme.

Otra pista de que los niveles de amoníaco han alcanzado niveles peligrosos es el comportamiento de natación perturbado de sus peces. Las branquias no pueden absorber ni procesar el amoníaco y, como resultado, los peces ‘queman’ sus pulmones. Puede detectar esto por áreas dañadas en sus aberturas branquiales e irritación a su alrededor.

Cómo prevenir un nuevo síndrome del tanque 3

Los nitritos de los que hemos hablado anteriormente también presentan un desafío para el bienestar de sus peces. Añaden compuestos no deseados a la sangre, lo que hace que absorber oxígeno para los peces sea mucho más difícil. Y la falta de oxígeno tendrá otros efectos nocivos en sus animales.

¿Cómo prevenirlo?

Antes de continuar y decirte cómo lidiar con las secuelas de un “síndrome del tanque nuevo”, veamos cómo puedes evitar que ocurra en primer lugar. Recuerde que el mejor tratamiento siempre es ser proactivo.

Como se conoce la causa del ‘síndrome del nuevo tanque’, los posibles métodos preventivos incluyen la instalación de un filtro biológico, el uso de un sustrato con filtración o productos químicos especializados.

El filtro biológico es capaz, además de la filtración mecánica ordinaria , de eliminar los desechos a través de materiales bioactivos naturales. Como un efecto secundario positivo, pueden promover el crecimiento de bacterias nitrogenadas beneficiosas para ayudar a normalizar el ciclo.

Hay muchos tipos de sustrato diferentes disponibles en el mercado, y al igual que el filtro biológico, hay sustratos que pueden hacer lo mismo. Por lo general, contienen cápsulas que promueven el crecimiento de microorganismos útiles y ayudan a eliminar los desechos.

Los productos químicos especializados que ayudan a estabilizar el ciclo en el tanque son una solución relativamente reciente. Contienen concentraciones de nutrientes medidas con precisión y se pueden comprar en casi cualquier tienda de mascotas o en línea.

Cómo prevenir un síndrome del nuevo tanque

Todos los métodos enumerados anteriormente combinados ayudan a sustituir el ciclo natural mientras las bacterias de nitrógeno crecen y se desarrollan, pero son más adecuadas para su uso en un sistema ya bien establecido para prevenir complicaciones adicionales.

Las cosas en un tanque recién comprado son un poco diferentes.

Sin desperdicio en el medio ambiente, el crecimiento de organismos procesadores de nitrógeno es limitado. Y como les lleva un tiempo comenzar a crecer, lo que significa que no hay nada para procesar todos los desechos si dejas que los peces entren de inmediato.

Por esa razón, a muchos acuaristas les gusta referirse a productos químicos especializados que promueven el crecimiento bacteriano o ayudan a los filtros . Al usarlos, debe estar seguro de que compra algo que realmente funciona. Entonces, si tiene una opción confiable que funciona, siéntase libre de usarla.

Al configurar un nuevo tanque, se recomienda encarecidamente que use un acondicionador de agua, ya que ayuda a normalizar los niveles de oxígeno en el tanque y a impulsar el crecimiento bacteriano. Una vez que se agrega el acondicionador, encienda el filtro y deje que mezcle el agua.

La clave para prevenir los efectos del “síndrome del tanque nuevo” es el tiempo. Es muy importante dejar suficiente tiempo antes de dejar entrar a sus peces. Algunos peces son más resistentes que otros, pero es mejor no arriesgarse.

Si desea asegurarse de que el agua sea completamente segura para sus peces, obtenga un kit de prueba y pruebe el agua de vez en cuando.

Dependiendo del volumen de su acuario, el crecimiento de bacterias beneficiosas puede demorar entre unos días y un par de semanas.

Cómo prevenir un síndrome del nuevo tanque

Una vez que todos los parámetros de agua en el tanque parecen normales, puede dejar que los peces entren. Sin embargo, asegúrese de vigilar cómo cambian los niveles de toxinas con el kit de prueba. Si el nivel de amoníaco comienza a aumentar y alcanza concentraciones no deseadas, renueve parcialmente el agua.

Cuando el crecimiento de bacterias beneficiosas se estabiliza, los niveles de amoníaco y otros compuestos dañinos comenzarán a disminuir. Después de eso, el ciclismo debe mantenerse estable a menos que agregue más pescado.

En este caso, puede que no haya suficientes bacterias para lidiar con toda el agua, pero eso rara vez ocurre. Si agrega 5 o más peces a la vez a un acuario ya establecido, considere probar el agua para verificar que todos los ciclos funcionen bien.

Resumen

¡Estar involucrado en la pesca es una forma maravillosa de pasar el tiempo y muy gratificante! Ver hermosos peces nadando en el tanque te traerá alegría a ti, a tus amigos y a tu familia. Pero para que esta alegría dure, debes saber cómo manejar el tanque.

El ‘síndrome del nuevo tanque’ es un problema bien conocido que los acuaristas, independientemente de la experiencia previa, encuentran. Hoy en día lidiar con esto se ha vuelto mucho más fácil, así que si eso te molestó antes, no entres en pánico. Con muchas soluciones novedosas, incluso los principiantes no tendrán problemas.

Cómo prevenir un síndrome del nuevo tanque
Cerrar imagen del tanque de acuario de estilo natural de paisaje submarino con una variedad de plantas acuáticas en el interior

No olvides dejar suficiente tiempo antes de dejar que tu pez entre al tanque y usar los químicos apropiados. Para evitar problemas con el ciclismo en su tanque, no olvide usar el equipo requerido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!